www.dominiocorporativo.canarias

Se llama Icann, se rige por las leyes de California y es el organismo que decide como se regulan los dominios por Internet. El caso es que bien para buscar mayor pluralidad en la red o bien por mayor afán recaudatorio, que todo puede ser, la Icann ha decidido ampliar el registro de dominios a nombres enteros, es decir a “dominios corporativos”. La medida promete revolucionar un mercado en el que ahora se restringían los dominios y en el que imperaban el (.com) el (.org), (.net), (.edu)…o los propios de cada país como el nuestro del (.es) o de otras zonas geográficas.

¿Quién pedirá por ejemplo el “.Gran Canaria” o el “.Tenerife”? Es posible también pedir “.Timanfaya” o “.Garajonay” y así añada usted al puntito de marras el lugar que quiera.

La decisión abre un nuevo nicho de negocio entre las marcas comerciales y zonas geográficas que pueden registrar su nombre si disponen de los 185.000 euros que cuesta la inscripción. Pero el del dinero es el menor de los problemas (es un decir) comparado con otras controversias que pueden surgir en torno a quién tiene la legitimidad para solicitar el registro. ¿Quién pedirá por ejemplo el (.Gran Canaria) o el (.Tenerife)? ¿Los cabildos, el gobierno,… turismo?  Es posible también pedir (.Timanfaya) o (.Garajonay) y así añada usted al puntito de marras el lugar que quiera y obtendrá una bonita polémica sobre quién debe hacer los registros y quien ostenta la titularidad de los nombres, salvo que medie una regulación específica al respecto.

Pero no cabe duda que la posibilidad resulta atractiva para determinados destinos que pueden potenciar así su marca-ciudad. No es de extrañar que fuese precisamente Barcelona una de las primeras en todo el mundo en pedir el domino específico, en su caso (.bcn), junto a otras ciudades como París(.paris), Berlín (.berlin) o Nueva York (.nyc). Posteriormente en nuestro país se han ido sumando a la iniciativa Galicia, Euskadi, Valencia y Madrid. Para Canarias se logró el apoyo del Congreso de los Diputados al dominio (.ic) hace apenas cuatro meses, un dominio que se queda pequeño ante la posibilidad de registrar “.canarias” o “.islascanarias” (el “.can” está reservado a Canadá y me temo que son más que nosotros).

Puede tratarse una inversión adecuada en el caso de destinos con una implantación bien definida  y que tienen un notable grado de conocimiento, pero está por ver si es rentable en el caso de nombres menos conocidos.

Sobre el papel la existencia de este dominio serviría para aumentar la visibilidad en la red de estos destinos y mejorar su imagen de marca pero aún está por demostrarse su rentabilidad. Puede tratarse de una inversión adecuada en el caso de destinos con una implantación bien definida como es el caso de las primeras ciudades en solicitarlo y que tienen a priori un notable grado de reconocimiento pero está por ver si en el caso de nombres menos conocidos provocará que se diluyan en medio de un maremagnum de destinos-ciudad que finalmente habrá que enlazar con elementos más reconocibles, como el (.es) por ejemplo, para lo cual la inversión se transformaría solo en gasto.  Pero la red tiene también su lado perverso y cabe la posibilidad de que la nueva medida solo sirva para provocar una frenética carrera especulativa entre empresas e instituciones que pujen simplemente para no perder su dominio, aunque no sepan qué hacer luego con él.

Etiquetas: , , , , , ,

Los comentarios están cerrados.