Valió la pena.

Porque como recordábamos horas antes de que el jurado hiciese pública su decisión la elección de Las Palmas de Gran Canaria era una gran oportunidad, pero el proyecto no terminaba ahí. Ahora que conocemos el resultado toca felicitar a la ciudad ganadora y seguir adelante. Una vez que la desilusión deje paso a la reflexión serena nos daremos cuenta que hay un camino andado, una labor que puede aprovecharse para desarrollar un concepto de ciudad compartido entre todos los ciudadanos.

Ciudades españolas finalistas

Es justamente ese uno de los principales logros que conlleva el haber participado en la selección final. La implicación de la ciudadanía es indispensable para sacar adelante un proyecto de marca-ciudad que añada valor al destino.

Es justamente ese uno de los principales logros que conlleva el haber participado en la selección final. La implicación de la ciudadanía es indispensable para sacar adelante un proyecto de marca-ciudad que añada valor al destino. Es un proceso del que nos hemos ocupado insistentemente en este blog porque estamos seguros de que es una herramienta eficaz para el desarrollo de las ciudades, y para conseguirlo nada mejor que aprovechar el orgullo de pertenencia que surge al marcar un objetivo común y defenderlo dignamente.

No se ha logrado la capitalidad europea pero la ciudad se ha distinguido estos días como destino cultural, un concepto poco habitual en regiones en las que el sol y la playa eclipsan cualquier otro. Así que se cumple el objetivo de mostrar en el escaparate otros valores que aporten rentabilidad.  Y además hay una inercia que puede ayudar a replantear la estrategia ante la nueva situación. Las épocas de crisis son excelentes oportunidades para reposicionarse por cuanto el riesgo de quedarse quieto es igual al de moverse. No hay nada que perder y mucho que ganar.

En las Islas ya hemos visto iniciativas de éxito en los que un acontecimiento cultural se convierte en un reclamo para visitantes de alto nivel adquisitivo. El Festival de Música de Canarias cuando media Europa tirita de frío, o el Festival de Jazz para disfrutar de las noches de verano son excelentes iniciativas que quizá no se han sabido integrar en una estrategia definida y continuada para sacarle todo el partido posible en el exterior.  Más recientemente hemos asistido a un congreso científico de primer nivel, el festival Starmus en Tenerife, en el que se han reunido las figuras más importantes de la investigación espacial junto a los primeros hombres en pisar la Luna. Leyendas vivas de la conquista del espacio. Y de nuevo nos da la sensación de que no se han exprimido del todo las posibilidades de promoción de un acontecimiento mundial que puede potenciar ,por ejemplo ,la demanda del turismo de congresos.

Los ciudadanos son los grandes prescriptores de la marca-ciudad. Estos días estamos viendo una acertada iniciativa en este sentido que lleva por nombre IloveSanta Cruz

Las Palmas de Gran Canaria y Canarias en general tienen la oportunidad de aumentar su atractivo de cara al exterior, es decir, el concepto que se tiene de ellas fuera de las islas,  pero también dentro, porque los ciudadanos son los grandes prescriptores de la marca-ciudad que van a “vender” convencidos allá donde vayan. Ciudadanos más o menos anónimos que proyectan su pasión con un orgullo sano, como el que sentimos los canarios en general y los palmenses en particular ante el reto que se marcó la capital grancanaria. Y ese orgullo nos conviene.

Etiquetas: , , , , ,

Los comentarios están cerrados.