Turismo y RSC en Canarias

Friedman lo tenía claro allá por los 70: ” …la única responsabilidad de la empresa es maximizar el beneficio, con el único límite de la ley y las costumbres mercantiles.” Pero las cosas ( por fortuna)  se han ido complicando desde entonces, las empresas e instituciones públicas o privadas se abren a otros horizontes, aparte de los muy legítimos de generar riqueza y empleo. Un público ( o sea clientes reales o potenciales) cada vez más interconectado exige compromiso con valores y reponsabilidades que van más allá de una cuenta de resultados.  Quizá sea mejor decir que influyen directamente en la cuenta de resultados, porque no nos engañemos,  los nuevos códigos de responsabilidad en las empresas pueden ser encomiables, pero han de ser además rentables y sostenibles.

los vasos comunicantes entre el destino y las empresas que operan en él tienen conexión directa con su reputación.  Por eso es tan importante para este sector coordinar una acción estratégica en RSC

Las empresas turísticas no viven de espaldas a esa realidad, pero hay destinos en los que la percepción del público es aún negativa, sobre todo en los lugares que se identifican con turismo de masas, con poco o nada de respeto por el medio ambiente o desinterés por las condiciones de vida los ciudadanos con los que conviven o incluso las condiciones laborales de sus trabajadores.   Marcas alejadas de la cultura local y poco interesadas en mejorar las condiciones de vida de su entorno. El componente fundamental del producto turístico es el destino, así que este tipo de percepción no conviene a ninguna empresa en particular ni mucho menos al destino en general. De hecho los vasos comunicantes entre el destino y las empresas que operan en él tienen conexión directa con su reputación.  Por eso es tan importante para este sector coordinar una acción estratégica que conjugue la acción particular de cada empresa y las acciones que van a dibujar un escenario común en la mente del consumidor, fundamental para su elección de destino.

La implementación de acciones de RSC mejora la imagen de la empresa y permite una mejor aceptación de la marca, así como una mayor capacidad de competir

En las antípodas de Friedman, Michael Porter, abogaba por la creación de valor en sentido amplio, esto es, para la empresa y para su entorno. Una tesis que sólo se rentabiliza al tener en cuenta la importancia de la marca y de la percepción en los ciudadanos de ésta. Dicho de otra manera:  La implementación de acciones de RSC mejora la imagen de la empresa y ayuda a una mejor aceptación de la marca, así como una mayor capacidad de competir gracias a la diferenciación en la mente del consumidor.

 ibertoy.es

En Canarias, siendo una potencia turística de primer nivel, no podemos ser ajenos a estas tendencias. En Gran Canaria el grupo Lopesan acogía en abril una jornada formativa para la protección de menores frente al abuso infantil. Bienvenidos sean los gestos de este tipo, pero si queremos darle un sentido estratégico,  no podemos observarlos hechos aislados.  La Responsabilidad Social de las grandes empresas requiere una coordinación estratégica como la que probablemente tienen las empresas que acabamos de mencionar, y que va más allá de accciones puntuales. El trabajo en RSC es una labor constante cuyos frutos no se recogen siempre a corto plazo, pero ayudan a consolidar una actitud en la empresa que se cimenta poco a poco y que garantiza su sostenibilidad y su retorno a la marca.

El trabajo en RSC es una labor constante cuyos frutos no se recogen siempre a corto plazo, pero ayudan a consolidar una actitud en la empresa que se cimenta poco a poco y que garantiza su sostenibilidad y su retorno a la marca.

Ese es el espíritu del Plan Estratégico de Responsabilidad Social Corporativa implantado por el grupo CIO con quien hemos podido trabajar en este sentido y que recientemente ha presentado su comité de RSC adscrito al más alto nivel directivo. Una muestra de la importancia que se ha querido dar a este aspecto en la Compañía y que basa su estrategia en cinco ámbitos principales: el buen gobierno, el comportamiento ético, la relación con los empleados, el medio ambiente y la contribución a la comunidad.

Varias empresas turísticas canarias debatieron sobre RSC en septiembre pasado en Maspalomas, conscientes de que el turista, cada vez más, exige una responsabilidad y un compromiso cierto a los destinos y marcas hosteleras.  No se trata de comprobar ya hasta qué punto se consolida esta tendencia sino quién se situará mejor para responder a ella.

Etiquetas: , , , , ,

Los comentarios están cerrados.