Tu quoque fili mi?.. ¿Conviene a las ONG abordarnos en la calle?

Tu quoque fili mi? Es la frase que se le atribuye a César al verse traicionado por su hijo Bruto. Nos vino a la cabeza al ver como un amigo se quejaba de las técnicas de captación de varias ONG´s a las que mostraba un gran aprecio, y de las que nunca pensó mal. Paseábamos por la calle cuando en dos intersecciones seguidas nos encontramos con distintos grupos de encuestadores. Eran jóvenes muy amables que intentaron entablar conversación para captar fondos para entidades benéficas y ONG’s muy reconocidas. No fueron agresivos y se acercaron con educación, pero nuestro amigo se  mostró hastiado.

El debate que inició inmediatamente era si esta técnica para captar socios o contribuyentes era adecuada para organizaciones de prestigio o perjudicaba su imagen. En definitiva nos planteamos la pertinencia de este sistema de captación de fondos cara a cara. En los términos anglosajones que lo invaden todo: Fundraising face to face.

ultimahora.es

Una encuestadora en acción

 

Al combinar la captación en la calle con las llamadas de teléfono el ciudadano puede sentirse molesto con unas formas compartidas con otras empresas mucho menos apreciadas

Es evidente que los tiempos reclaman soluciones, las organizaciones benéficas y ONG’s han visto reducidas sus aportaciones drásticamente, y nadie discute la importancia, indispensable, de su labor en todo el mundo. Pero justamente por ello Unicef, Oxfam, Cruz Roja, Médicos sin Fronteras,…han alcanzado una notoriedad enorme y representan valores que hay que mantener.

Hay que tener en cuenta que en Canarias tenemos muchos reparos con los sistemas de captación en la calle. Quizás las malas experiencias derivadas de los productos “timesharing” o simplemente el abordaje a los viandantes que deben esquivar docenas de invitaciones a comer (buscar intro) en cada terraza o a comprar en cada bazar hacen muy impopular este sistema. Además al combinar la captación en la calle con las llamadas de teléfono de algunas ONG’s el ciudadano puede llegar a sentirse molesto con unas formas compartidas con otras empresas mucho menos apreciadas con las que tienen que lidiar a diario.

A la pregunta ¿Cómo reacciona cuando se le acerca un representante de una ONG? Es significativo que casi la mitad (48,9%) afirma no sentirse cómodo ante estas situaciones.

Las encuestas respaldan esta percepción. Un informe de 2013 de la Fundacion Adecco sobre las aportaciones ciudadanas a ONG´s  durante la crisis, refleja el malestar que supone para la mayoria de ciudadanos el “abordaje” en plena calle. A la pregunta ¿Cómo reacciona cuando se le acerca un representante de una ONG? Es significativo que casi la mitad (48,9%) afirma no sentirse cómodo ante estas situaciones. La mitad de los que así opinan lo considera  “una invasión a su intimidad” mientras el otro 50% destaca otros motivos como la “desconfianza” o la “falta de tiempo”.

 Creemos que hay que cuidar la marca sea cual sea su actividad y que este sistema resulta dañino para ella si se mantiene en el tiempo…

Por otra parte es verdad que se alecciona a los encuestadores para que sean lo menos agresivos posible y existen incluso códigos de buenas prácticas para acercarse a los demás con delicadeza. Muchos pueden argüir además que precisamente este sistema de captacion es el más adecuado para una organización humanitaria y que son precisamente ellos los que pueden permitirse esta forma de hablar uno por uno con los ciudadanos. Pero creemos que hay que cuidar la marca sea cual sea su actividad y que este sistema resulta dañino para ella si se mantiene en el tiempo. Cruz Roja supo mantener limitado este sistema a la famosa cuestación del día de la banderita, pero otra cosa es extenderlo a todo el calendario.

Es posible que el sistema sea admisible como una táctica de choque ante una situación tan difícil como la que tenemos pero como tal, debe ser limitada y extraordinaria, de lo contrario es posible que muchos ciudadanos se planteen la pregunta de César: Tu quoque marca mía?

Etiquetas: , , , , ,

Los comentarios están cerrados.