Entradas con la etiqueta ‘Debate’

Doce millones de debates.

Miércoles, 9 de noviembre de 2011

Lo hemos dicho esta misma tarde en el programa Asuntos Propios de RNE (> 15:23) al que acudimos para hacer un análisis del debate electoral: Los ganadores de este debate son los ciudadanos. Los doce millones de personas que lo siguieron por televisión y que iniciaron a su vez otros tantos debates en torno a sus impresiones.  Debemos alegrarnos de que poco a poco los debates televisados se conviertan en indispensables en cualquier campaña electoral porque es una manera de que los ciudadanos entendamos que la comunicación es una habilidad imprescindible para la política y para cualquier otro ámbito profesional. Educación en competencias si, pero también en habilidades. Su seguimiento refuerza además otro de nuestros “mantras” habituales sobre la conveniencia de que los debates sean abiertos. Algo avanzamos al permitirse las interpelaciones, o sea, las intervenciones no necesariamente programadas que hicieron el debate mucho más atractivo para el público, aunque aún queden demasiadas pautas dictadas por los gabinetes de campaña de los candidatos.

Rubalcaba y Rajoy: Solos ante el peligro.

(más…)

#debatelectoral

Miércoles, 2 de noviembre de 2011

Tiempos tasados, temas cerrados de antemano, elección de planos,  y prohibición de que exista público en la sala… Pocas cosas dejan los equipos de campaña a la espontaneidad de un verdadero debate electoral pero deberemos conformarnos con lo que hay un año más y agradecer que al menos se empieza a asumir la idea de que no puede haber elecciones sin debate público y televisado. Al menos uno.

Un debate electoral televisado debe transmitir sensaciones muy parecidas a las del actor que sale a escena, o el boxeador en medio del ring

El 7 de noviembre se ven las caras Rubalcaba y Rajoy y la simple experiencia de este último en los dos debates anteriores debería concederle una mínima ventaja inicial. Por mucho que ambos se hayan prodigado en medios de comunicación en sus años de gobierno y aunque hayan tenido sus combates dialécticos en el Congreso, un debate electoral televisado debe transmitir sensaciones muy parecidas a las del actor que sale a escena, o el boxeador en medio del ring. Presión y ¿por qué no?  Miedo.

Y en la otra esquina, con calzón rojo...

(más…)

La cultura del debate…televisivo

Martes, 26 de abril de 2011

Hace unos días se celebró un debate entre los candidatos a rector de la Universidad de  La Laguna, sano ejercicio democrático que nos dejó un sabor agridulce a quienes creemos en la cultura de debate como motor de las ideas.  La parte dulce vino dada simplemente por la existencia de tal encuentro. El hecho de que tuviese lugar denota una actitud abierta y democrática como es la de discutir programas electorales y  propuestas de gobierno frente al oponente u oponentes. Eso vale para un candidato a presidente, a rector o a delegado de curso.

Sin embargo, y aquí llega la parte agria, existen barreras que entorpecen el intercambio de argumentos y la espontaneidad de este tipo de actos. Al parecer, los debatientes pactaron los tiempos, los temas y los turnos de intervención hasta el mínimo detalle, sin permitir interrupciones o apelaciones, ni dejar apenas intervenir a la moderadora, de tal manera que el debate se convirtió en  una previsible sucesión de monólogos, en la que los participantes ni siquiera se dirigían la palabra directamente.  Igual que en la mayoría de debates políticos televisados.

Es preocupante que se impongan los debates de esta manera tan restrictiva, derivados del efecto mimético que provoca el medio (más…)

Por los debates electorales abiertos

Lunes, 6 de septiembre de 2010

Veinticinco millones de personas ante el televisor son una cifra demasiado golosa para aparentar indiferencia. Esa es la suma de espectadores de los dos debates electorales entre Zapatero y Rajoy en las últimas elecciones generales, y son una muestra clara del interés que  los debates políticos despiertan  entre los ciudadanos.  El fenómeno se produce también en otros países europeos: en el Reino Unido, ocho millones de personas estuvieron atentas al primer debate electoral, nada que ver sin embargo con el gusto por este tipo de programas en Francia o Alemania, donde sus debates alcanzaron los 20 millones de espectadores.

El director de Informativos de  Televisión Española ha vuelto a pedir debates electorales sin tiempo tasado. No podemos estar más de acuerdo.

El caso es que hay varios periodos electorales a la vista, empezando por los comicios en Cataluña, y en Televisión Española, su director de Informativos ha vuelto a pedir debates electorales sin tiempo tasado. Dice Fran Llorente que van a “pinchar a los políticos (…) para que salgan del encorsetamiento de los tiempos tasados y decirles que los ciudadanos no queremos eso”. No podemos estar más de acuerdo.

Actualmente, son los partidos políticos los que diseñan los debates electorales televisados con criterios que nada tienen de televisivos. Los tiempos tasados para cada respuesta hacen que los debates se conviertan  en una sucesión de monólogos en los que los candidatos ignoran sin ningún pudor la interpelaciones de su adversario, o adversarios, si en el debate entran en liza más contendientes. Es más, por lo general se acuerda incluso los tiros de cámara que se permiten durante la transmisión y los planos que se pueden introducir durante cada intervención. (más…)

Elecciones en el Reino Unido: Los debates sí importan.

Lunes, 26 de abril de 2010

Ya pueden ir los que aseguran que los debates electorales no sirven para mucho a contárselo a Nick Clegg, el candidato del Partido Liberal Demócrata en el Reino Unido, que se ha convertido en una seria opción al bipartidismo entre conservadores y populares gracias a un debate. O más bien a dos, porque en el segundo de los tres debates que tendrán lugar antes de las elecciones de mayo, ha demostrado que la excelente impresión que generó en el primero no fue un espejismo y que ha entrenado bien sus habilidades de comunicación.

Tres candidatos bien entrenados

Tres candidatos bien entrenados.

(más…)

El hombre de paja

Jueves, 1 de octubre de 2009

Ejemplo. Entrevista en la cadena Ser al presidente del gobierno. Rodríguez Zapatero responde sobre la subida de impuestos que va a proponer su gobierno en los próximos Presupuestos Generales del Estado y sobre qué rentas serán las más perjudicadas.  Zapatero pide un esfuerzo colectivo y en un momento dado afirma tajante que no cederá a las presiones de los poderosos.

-¿ A quién se refiere Presidente?

– No voy a dar nombres.(…) Me refiero a los que piden el abaratar el despido…

La CEOE se da por aludida y recuerda en un comunicado posterior que ellos nunca han pedido abaratar el despido. No importa. La “falacia del hombre de paja” tiene su propia argumentación y no requiere que ésta se ciña del todo a la realidad.

Se conoce como la “falacia del hombre de paja”: modificar el argumento del contrario, para después crear la ilusión de rebatirlo

Ejemplo. Mítin del presidente del PP. Mariano Rajoy se refiere también a la polémica subida de impuestos y advierte al Presidente del Gobierno de que ” jugar a ser (Hugo) Chávez o al peronismo es algo que no le conviene a España”. Tampoco importa que Zapatero jamás se haya declarado peronista o chavista.  El “hombre de paja” ha llegado para quedarse. (más…)

Planteo un debate

Jueves, 20 de agosto de 2009

Y no lo hago por estimular a nadie ni por buscar entretenimientos veraniegos. Lo planteo, simplemente, porque tengo dudas, y para resolverlas sólo se me ocurre contraponerlas a otros argumentos distintos a los míos.

El debate tiene que ver con el uso de la publicidad en la información o mejor dicho, con la ubicación de la publicidad.

Hice una pequeña encuesta, muy familiar, todo hay que decirlo, y detecté un mayoritario rechazo a este tipo de inserción publicitaria.

Imaginemos que un informativo de radio y televisión está hablando de los últimos atentados en Irak. Es noticia hoy mismo pero, por desgracia, lo es casi a diario.  Casi 100 muertos en una sola jornada. El presentador hace su entradilla y justo antes de que comience el video un anuncio nos muestra una interminable y verde campiña sobre la que se agitan al viento docenas de blanquísimas sábanas. De fondo una voz de mujer dice en tono triunfante: “…qué blanco me lo deja todo Espumín…” Fin de la publicidad. La siguiente escena, en medio de un devastado mercado de Bagdad, adquiere tonos muy alejados de la blancura de Espumín. (más…)