“Relaxing” lecciones de comunicación

Pues nos van a perdonar, pero vamos a hablar de la dichosa relaxing cup que no habrá servido para ganar unas Olimpiadas ni para vender más café con leche in Plaza Mayor, pero sí para convertir la famosa frase en uno de los mayores virales de los últimos tiempos, lo que algunos definen como un  memeuna especie de lema que perdurará durante generaciones; y también una experiencia (alguno dirá experimento) del que obtener valiosas lecciones de comunicación si, como en el caso de Ana Botella, tiene usted la necesidad de defender su proyecto ante un público selecto. Sirva lo que sigue para una reflexión conjunta sobre una asignatura pendiente de los españoles en general, aparte ,claro está, del inglés: La comunicación.

No creemos que el castizo inglés exhibido por Ana Botella haya sido la causa del problema tanto como la interpretación excesiva que adoptó.La teatralidad restó autenticidad a su relato y, lo que es peor, a ella misma.

 

acupofcafeconleche.com

Y lo que nos queda…

Sé tú mismo. No creemos que el castizo inglés exhibido por Ana Botella haya sido la causa del problema tanto como la interpretación excesiva que adoptó. De hecho es de alabar que se atreviera a pronunciar un discurso en otro idioma en unas circunstancias en las que resulta difícil atinar incluso en la propia lengua. La cuestión es que para comunicar eficazmente hay que parecer auténtico y la alcaldesa no lo consiguió.  Simplemente Ana Botella no habla así, ni se mueve así porque…no es así.  La teatralidad restó autenticidad a su relato y, lo que es peor, a ella misma. El lenguaje no verbal estaba desacompasado respecto al discurso y el tono era excesivo con lo que los espectadores no vieron a Ana Botella, sino a Ana Botella interpretando a otra persona.

Observa a tu público. Hace 4 años analizábamos precisamente la labor de un buen preparador en la delegación que defendió la candidatura de 2016 y destacábamos la naturalidad del entonces alcalde, Ruiz Gallardón, al que vimos pecar de justo lo contrario que Botella, pero él o su asesor decidieron que resultaba más creíble hablar en español.  Es probable que Gallardón se diera cuenta de que su público no se limitaba a los miembros del COI, si no a los millones de españoles que lo contemplaban, y optó por una puesta en escena más conservadora.  Botella quemó sus naves sin tener en cuenta que su público era (también) el de aquí.

Se ha hablado mucho del contenido algo banal del mensaje de Botella pero hay que tener en cuenta que el suyo era una parte del discurso de la candidatura en su conjunto. Un mensaje emocional es mucho más eficaz,casi siempre, que docenas de sesudas razones.

Elige tu mensaje. Se ha hablado mucho del contenido algo banal del mensaje de Botella pero hay que tener en cuenta que el suyo era una parte del discurso de la candidatura en su conjunto. A otros miembros de la delegación les tocó defender otros aspectos y por lo que parece a Botella le tocó explicar que Madrid es divertido y acogedor.  Estamos de acuerdo en todo caso que la ciudad ofrece mucho más, pero un mensaje emocional es mucho más eficaz  casi siempre que docenas de sesudas razones.  Así que, pese a las críticas el contenido de su discurso no nos parece tan desacertado si formaba parte de un todo.

huffpost.com

El momento de la verdad…

Contesta a las preguntas. Bien está dar un pequeño rodeo para encuadrar la respuesta o reformular la pregunta para adecuarla a nuestros argumentos, pero no es de recibo contestar algo distinto a lo que se pregunta. Si el periodista quiere saber cómo se justifica políticamente el enorme gasto de unos juegos olímpicos con un 27 % de paro hay que contestar a eso y no salirse por la tangente. El dicho castellano de -¿Dónde vas?  -Manzanas traigo es un error de bulto.

En la rueda de prensa que protagonizaron los japoneses su representante se refirió a los escapes radiactivos antes de que nadie se lo preguntara. Trasladaba de esta manera una imagen de transparencia y confianza…

Toma la iniciativa. En la rueda de prensa que protagonizaron los japoneses su representante se refirió a los escapes radiactivos antes de que nadie se lo preguntara. Trasladaba de esta manera una imagen de transparencia y confianza ante una cuestión que sabía que se iba a plantear. El representante de la candidatura española no estuvo fino en cambio cuando le preguntaron por los casos de dopaje. Esperar a la pregunta le situaba a la defensiva y si no se la esperaba es que alguien no hizo bien su trabajo en la delegación.

Aprende a reírte de ti mismo. Probablemente el mayor acierto de Ana Botella en todo este asunto.  Preguntar a los asistentes a su primera rueda de prensa tras la eliminación de Madrid si les habían servido su café con leche sirvió para desdramatizar el asunto y empatizar con millones de personas que llevaban días riendo a costa de su discurso. Es verdad que no habrá Madrid 2020, pero a reírnos de nuestros tropiezos nos ganan pocos.

Etiquetas: , , , , ,

Los comentarios están cerrados.