Elecciones catalanas: el sexo vende (aún)

Llegó el lunes post electoral y como ya debe haber una legión de analistas  haciendo cábalas sobre mayorías, pactos y efectos de las elecciones en Cataluña nosotros vamos a situarnos 48 horas antes, justo en la jornada de reflexión para hacer lo propio acerca de la campaña electoral de este año.  Nos cuestionamos si lo que vimos en las elecciones catalanas será un adelanto de lo que vendrá en las autonómicas y municipales de 2011, y veremos sugerentes spots que mezclen erótica y política: eropolítica.

El erotismo en la política no siempre es tan artístico.

Lo que a nosotros nos resulta llamativo no es la eropolítica como recurso  sino que en esta ocasión haya sido utilizada por partidos con cierta implantación.

Lo que a nosotros nos resulta llamativo no es la eropolítica como recurso (ya hablamos de ello en un post anterior),  sino que en esta ocasión haya sido utilizada de una forma tan poco sutil y,, sobre todo, por partidos con cierta implantación.  En las elecciones anteriores , precisamente en Cataluña, el partido de Ciutadans logró una enorme repercusión al presentar a su candidato Albert Rivera desnudo en los carteles electorales. Claro que Rivera tenía la ventaja de su juventud frente a otros rivales de cuerpos menos lozanos. Cuatro años después repiten estrategia pero esta vez el único que aparece vestido en su spot es justamente, Rivera.

El caso es que para un partido nuevo que necesita, sobre todo, que se hable de él aunque no sea por su programa electoral, le puede venir bien este tipo de iniciativas. Una estrategia que, de no ser tan impostada, habría venido bien a Montserrat Nebrera que se presentó entre gemidos y envuelta sólo con una toalla para decir algo a sí como que si quisiera dar que hablar con ese spot… se quitaría la toalla. Cinismo explícito. Creemos sinceramente que quitársela directamente le habría dado más réditos electorales.

La crisis se ha dejado notar en la inversión de los partidos, que a falta de costosas campañas  necesitan pequeñas actuaciones que tengan mucha repercusión.

Así que ver al PSC recurrir a la eropolítica nos resultó llamativo.  Se espera de un partido con implantación una propuesta publicitaria algo más elevada que un remedo de anuncio de champú que promete un orgasmo por voto, pero las propuestas de los demás partidos no pusieron el listón precisamente alto.  El PP con el video juego de una Sánchez Camacho volante y contadora de chistes, también se dejó caer en los brazos de la publicidad facilona.

Porque ahí estaba el quid: lograr publicidad aunque fuera mala. La crisis se ha dejado notar en la inversión de los partidos en la campaña electoral, que a falta costosas campañas necesitan pequeñas actuaciones  que tengan mucha repercusión. El que hablen de mí aunque sea mal. De esta forma los nombres de los candidatos ocupan las páginas de los periódicos y de rondón, quizás, puedan colar alguna propuesta en los titulares. No hay para muchos anuncios, así que hagamos del anuncio una noticia y… espacio gratis en los medios.

Esperemos que no sea este el ejemplo a seguir en las elecciones del año que viene, porque si no el aburrimiento creativo está garantizado.

El otro factor a tener en cuenta para las estrategias de estos comicios ha sido el de las encuestas. La victoria clara de CiU en las previsiones les permitió hacer una campaña más contenida, casi institucional,  pues ya se veían en el Palau de la Generalitat, con spots muy discretos, centrados en el líder, y que, desde luego,  no iban a dar que hablar. Así las cosas, esperemos que no sea este el ejemplo a seguir en las elecciones del año que viene, porque si no el aburrimiento creativo está garantizado. Y a esos comicios ya no se podrá presentar Carmen de Mairena.

Etiquetas: , , , ,

Los comentarios están cerrados.