El lavado de imagen de las Eléctricas

Una empresa vale en buena parte lo que vale su reputación.  Y eso sirve para las más pequeñas o para las que cotizan en el Ibex 35. Más si cabe en éstas, que dependen de la percepción de fortaleza entre sus accionistas para mantener sus activos bien cotizados, por ejemplo. Por eso no debería sorprendernos la preocupación entre varias “grandes” que estos días tratan de solventar un serio problema de imagen. Lo que se dice una comunicación de crisis de las gordas, en la que comparten titulares las principales compañías eléctricas.

Las Eléctricas saben que conviene detener cuanto antes la herida provocada por este asunto, o corren el riesgo de sufrir un desgaste similar al que aún tratan de superar los bancos de este país.

A las Eléctricas les tocó recibir primero. Tras suspender el Gobierno la última subasta de electricidad por “posibles irregularidades” en el proceso, cundió en la ciudadanía la impresión de que alguien nos estaba tomando el pelo y ya saben a quién se señaló inmediatamente.  Las eléctricas saben que pese a su enorme influencia conviene detener cuanto antes la herida provocada por este asunto, o corren el riesgo de sufrir un desgaste similar al que aún tratan de superar los bancos de este país.

vozpopuli.com

El anuncio de Iberdrola…

Las primeras en reaccionar han sido Iberdrola y Endesa. De entre las estrategias posibles se han decantado por la de la transferencia de responsabilidades hacia el Gobierno,  atacando, de paso, la veracidad de la información dada por el ejecutivo. Durante varios días, los principales medios de de todo el país han mostrado insertos publicitarios  en los que se asegura que el grueso de la factura no corresponde al precio que acuerdan las eléctricas mediante subasta.  A este medio se unen constantes intervenciones del representante de la patronal eléctrica (UNESA) en un tono entre ofendido y pedagógico.

No se puede resolver una comunicación de crisis mediante publicidad. O no “sólo” con publicidad. La exhibición de fuerza como la que han desarrollado días atrás pueden provocar justo el efecto contrario.

Suele decirse que no se puede resolver una comunicación de crisis mediante publicidad. O no “sólo” con publicidad. La exhibición de fuerza en todos los medios como la que han desarrollado días atrás estas compañías les darán la oportunidad de mostrar su punto de vista pero pueden provocar justo el efecto contrario al deseado, que puede derivar en una percepción de prepotencia.

abc.es

…y una de las respuestas..

El problema es que, como en las películas de juicios, “todo lo que digan puede ser utilizado en su contra”  por especialistas en el tema o por la competencia, con lo que se corre el riesgo de abrir latas que puedan empeorar la situación para ellos, salvo que tengan la verdadera intención de arrojar luz (nunca mejor dicho) sobre la siempre críptica manera de calcular los costes energéticos en este país. Sobre si esas son las motivaciones de las Eléctricas damos vía libre a su opinión (de ustedes) sobre el asunto.

En todo caso se trata de una crisis comunicativa  que aún no podemos valorar en su totalidad. Apenas hemos visto el primer acto de una serie que aún nos va a dar muchos capítulos para su análisis comunicativo y estratégico.  Esperemos al menos que no se convierta en “culebrón”.

Etiquetas: , , , , , ,

Los comentarios están cerrados.