El asunto Coca-Cola…Perdón,…Iberian Partners

Si le decimos que vamos a hablar de la crisis de reputación de la empresa Iberian Partners es probable que ni siga leyendo este post. ¡Pero espere! Hablamos de la empresa que fabrica  Coca-Cola.  ¡Ah! Puede que entonces su interés aumente. Las marcas más reconocidas, están más expuestas al juicio público, aunque también es verdad que tienen más medios para defender su reputación. Vaya una cosa por la otra.

Dos empresas distintas con una sola marca perjudicada y con dos estrategias que por lo menos deberían ser coordinadas,  porque Iberian Partners no tiene tanto que perder en este asunto en cuanto a marca se refiere

Se veía venir…

Así que queremos suponer que una empresa con una marca tan conocida ha preparado una estrategia de comunicación apropiada para hacer frente a una reestructuración que puede dejar en la calle a más de 700 trabajadores.  Ni siquiera vamos a entrar en si existe una justificación empresarial para la medida, simplemente vamos a dar por hecho que la empresa ha preparado un plan de contingencia para esta situación que les va a poner en el punto de mira de sus más fieles consumidores. No digamos los que beben sidra, por ejemplo.

Dos empresas distintas con una sola marca perjudicada y con dos estrategias que por lo menos deberían ser coordinadas,  porque Iberian Partners no tiene tanto que perder en este asunto en cuanto a marca se refiere ¿No creen?

Las redes, siempre creativas…

Por lo pronto, allá en noviembre,  no se observó una estrategia de medios ante la noticia que adelantaba el diario Expansión. Ante la filtración, un vago  “no sabemos si va a sobrar alguien en el grupo y, si sobran, cuántos van a ser…” de “fuentes de la compañía”, que aparentemente ha ido siempre a rebufo de la información periodística.  Se trata de una noticia de alcance y volvemos a suponer que no van a confiar exclusivamente en su potencial publicitario la solución de esta crisis.  No creemos que sea una buena receta.

Otra estrategia que no recomendaríamos es escudarse en que técnicamente no es una cuestión de Coca-Cola sino de una embotelladora que le suministra, sin embargo el presidente de la compañía en España ya ha caído en la tentación.

Otra estrategia que no recomendaríamos es escudarse en que técnicamente no es una cuestión de Coca-Cola sino de una embotelladora que le suministra, sin embargo el presidente de la compañía en España ya ha caído en la tentación de apartar su marca de una crisis que le va a afectar de lleno lo quiera o no.  ¿Estrategia de transferencia de responsabilidades o improvisación?

Por cierto que  las redes van a jugar una estrategia fundamental en este asunto. Un certero análisis de la consultora Sentisis, da fe de los primeros daños colaterales para la marca. Mientras en redes es Cocacola quien asume el desgaste, en la web de la embotelladora ( con la marca de Coca-Cola por todas partes) siguen hablando de la importancia de su capital humano,… y ni una mención al ERE.  ¿Estrategia de silencio o improvisación?

Desde el prestigioso Reputation Institute se hace referencia precisamente a la fuerza de la marca para resistir sin problemas un vendaval que, en su opinión,  poco a poco se irá debilitando

Pero ¿es posible que toda esta estrategia de comunicación de crisis que echamos de menos ni siquiera sea necesaria?  Desde el prestigioso Reputation Institute se hace referencia, precisamente, a la fuerza de la marca para resistir sin problemas un vendaval que, en su opinión,  poco a poco se irá debilitando.  El dilema está en si la idea de “fábrica de felicidad” resistirá la incoherencia del ERE con beneficios.  Pese a los boicots previstos no va a arruinarse la compañía, eso seguro. Pero que nadie se sorprenda si de repente hay muchos que dejan de creerla.

Etiquetas: , , , , ,

Los comentarios están cerrados.