Ejemplos de “Branding Ciudad” en Canarias

Sería mucho decir que hay acontecimientos o infraestructuras que sirvieron para cambiar y potenciar una ciudad, pero es fácil ligar algunos a la transformación de ciudades que se convirtieron en referentes dentro y fuera de nuestro país. Los ejemplos más recurrentes en España son Barcelona, con sus Olimpiadas y Sevilla, con la Expo Universal, pero ahí están también Bilbao, con el Museo Guggenheim o Valencia con la Ciudad de las Artes. Aunque basta profundizar un poco en el análisis del proceso para ver que reinventar la imagen de una ciudad es algo mucho más complicado que un edificio o un acontecimiento pasajero.

La respuesta profesional para lograr el cambio de identidad se llama City Marketing, una integración de distintas disciplinas para trabajar en lo que algunos preferimos llamar Branding Ciudad, City Branding.

Los  responsables municipales buscan marcas poderosas que refuercen la identidad de su ciudad, imágenes de referencia que permitan abrirse a nuevos mercados y promocionarse en cualquier ámbito que posibilite mayor prosperidad: el turismo, el comercio, la industria… La respuesta profesional para lograr el cambio de identidad se llama City Marketing, una integración de distintas disciplinas para trabajar en lo que algunos preferimos llamar Branding Ciudad, City Branding o también placebranding como concepto más genérico.

De nuevo sería un error pensar que hablamos de la simple creación de un logo, que es una herramienta pero no la finalidad última del proceso.  Lo que se pretende, en definitiva, es optimizar los servicios que prestan las ciudades y coordinarlos para lograr un objetivo. Un proceso largo  que demasiadas veces no comparte el ritmo cortoplacista de la política, lo que impide que se desarrolle adecuadamente.

Aquí, en el Archipiélago, podemos destacar ejemplos de ciudades que reclaman la creación de una marca que promocione y defina su identidad o que ya trabajan en ella.  Por la fase en que se encuentran podemos citar tres: La Laguna, Las Palmas de Gran Canaria y el Puerto de la Cruz.

La marca lagunera

Hace tiempo que los laguneros decidieron basar buena parte de su atractivo en la enorme herencia patrimonial que atesora la ciudad. La acertada remodelación de su casco histórico, el éxito del tranvía como medio masivo de transporte y la apertura de nuevos espacios culturales, en buena sintonía con la actividad privada de comercios y servicios de restauración están reforzando el atractivo de una ciudad que, hasta no hace mucho,  estaba alejada de los circuitos turísticos de la isla de Tenerife.

Creemos que uno de los mayores potenciales de desarrollo se encuentra en el Puerto de la Cruz, donde todos coinciden  en que requiere un cambio de rumbo pero nadie parece ponerse de acuerdo en la dirección y la forma.

Las Palmas de Gran Canaria busca también  nuevos caminos, con su candidatura a Capital Cultural 2016 que va requerir un enorme esfuerzo de coordinación y, sobre todo, de implicación de la ciudadanía. De momento llevan un tiempo publicitando su logomarca para conseguir la complicidad de sus ciudadanos.

Capital Cultural: una excelente oportunidad

Pero creemos que uno de los mayores potenciales de desarrollo se encuentra en el Puerto de la Cruz , en Tenerife, que parece hallarse en un estadio anterior a los ejemplos que hemos  visto, por cuanto todos coinciden  en que requiere un cambio de rumbo pero nadie parece ponerse de acuerdo en la dirección y la forma. Ya decimos que un proceso de branding de ciudad requiere, sobre todo lo demás,  un compromiso común al margen de ideologías y ritmos políticos.

El Puerto de la Cruz  tiene la oportunidad de abordar una transformación profunda y multidisciplinar que debe partir del convencimiento de sus ciudadanos, que han de sentirse partícipes y orgullosos de ese cambio.

Que el Puerto debe transformar su negocio turístico no lo decimos nosotros, es una evidencia en la que, insistimos, coinciden distintos sectores. Pero sería un error pensar sólo en una reforma de algunos establecimientos hoteleros, o en una serie de servicios municipales para llevarla adelante. Desde un punto de vista exclusivamente profesional, creemos que el Puerto de la Cruz  tiene la oportunidad de abordar una transformación profunda y multidisciplinar que debe partir del convencimiento de sus ciudadanos, que han de sentirse partícipes y orgullosos de ese cambio. Un cambio dirigido por sus representantes pero desarrollado por profesionales del branding que coordinen la labor de todos los sectores implicados en la búsqueda de objetivos comunes.

El desarrollo del branding, en un sentido amplio, en manos de expertos es una inversión que ayuda a progresar a microempresas o a multinacionales, a naciones y a ciudades grandes o pequeñas. Todas necesitan posicionarse y dotarse de valor ante los retos de los nuevos mercados frente a los que la creación y gestión de marcas ya no son una opción. Son una necesidad y, hoy más que nunca, una oportunidad.

Etiquetas: , , , ,

Los comentarios están cerrados.