Comunicar derrotas

El fútbol nos ofrece un escenario continuo de situaciones de crisis de comunicación. Hay que tener un temple especial o atesorar un buen puñado de habilidades comunicativas para resistir el juicio impaciente, cambiante y probablemente injusto de la opinión pública. Cada partido define si un equipo es una pléyade de atletas, quintaesencia del deporte o una caterva de inútiles lisiados.  Así que el director de la orquesta que a veces suena bien y otras no tanto, esto es , el entrenador, se encuentra cada poco tiempo con una crisis de reputación que resolver. El seleccionador de España se ha encontrado ante esa situación tras una eliminación demasiado rápida así que nos permitimos darle unos consejos para superar esta crisis de reputación, y la de la semana que viene (con suerte).

Del Bosque ante el pelotón (y no el de fútbol)

El seleccionador deEspaña se ha encontrado ante esa situación tras una eliminación demasiado rápida así que nos permitimos unos consejos para superar esta crisis de reputación

Para empezar es importante que encuentre un motivo para la eliminación. Aunque los entrenadores están acostumbrados a ser los chivos expiatorios de las expectativas colectivas defraudadas es preferible encontrar una razón lo mas amplia posible para evitar señalar a culpables.  Cansancio, un calendario apretado, el clima, las horas de viaje, una terrible bacteria, el campo magnético…  A estas alturas ya se habrá dado cuenta de que decir que el rival fue superior, aunque sea la más obvia, es una razón demasiado simple para los 43 millones de entrenadores del país.

Elabore un relato coherente.  Un retrato épico de un equipo cegado por los triunfos que busca remisión puede servir a la vista de los acontecmientos.

A partir de ahí elabore un relato coherente.  Un retrato épico de un equipo cegado por los triunfos y que busca remisión, la vuelta del hijo pródigo, puede servir a la vista de los acontecimientos.
Es importante que seleccione a los interlocutores con la opinión pública. Si mantiene una comunicación interna eficaz le será mas sencillo coordinar el mensaje con los jugadores más carismáticos. La polémica es aceptable siempre que sea coherente con el relato.
A estas alturas ya se habrá dado cuenta de que entre sus aliados no van a estar los medios de comunicación. Muchos periodistas deportivos son lo segundo antes que lo primero y la hinchada no se caracteriza por la objetividad ni por la paciencia.  Dos Eurocopas y un Mundial no van ser parapetos suficientes ante las críticas.

El final de una crisis no es sino el principio de otra.La resolución de las tensiones tiene mucho que ver con el conocimiento de los calendarios y el buen manejo de las fechas.

Evite las prisas. El final de una crisis no es sino el principio de otra  y en breve habrá otra noticia que se superponga a la suya. La resolución de las tensiones tiene mucho que ver con el conocimiento de los calendarios y el buen manejo de las fechas.
Pero si todo falla consuélese con que al menos la afición de su equipo nunca ha provocado su eliminación en un campeonato. Eso si que es una crisis. Y de las gordas.

Etiquetas: , , , ,

Los comentarios están cerrados.