Científicos:Esa fuente de crisis.

Es un tipo de crisis de comunicación tan frecuente que muchas empresas tienen protocolos adaptados a contrarrestar exclusivamente sus efectos. Los informes científicos o artículos de investigación provocan cada cierto tiempo un revuelo mediático desde las revistas especializadas en las que se publican.

¿Qué hacer cuando la crisis de comunicación procede de una fuente solvente? ¿Cómo responder a informaciones serias o publicaciones en prestigiosas revistas científicas que dañan nuestra reputación?

No estamos hablando en este caso del típico bulo que se multiplica a través de la red. Aunque se convierta en un viral y haya que desmentirlo continuamente el bulo no aparecerá publicado en el British Medical Journal.  Pero la estrategia de respuesta puede que no difiera demasiado en su base de la que se usa contra los falsos rumores que han logrado en la red un excelente caldo de cultivo para extenderse exponencialmente. Cómo pasar por alto, por ejemplo, el inefable bulo de los imanes de nevera. Uno de nuestros favoritos. Ponga cinco o seis imanes en la puerta de su refrigerador y su vida correrá peligro…

galicia24horas.es

Cuestión de plumas

Hay marcas que tienen que hacer frente a este tipo de bulos pseudocientíficos con tanta frecuencia que han diseñado una pàgina exclusivamente con este fin. La transparencia es su estrategia principal, aún a riesgo de dar pábulo a rumores o hoax. Es un movimiento adecuado cuando el rumor es recurrente pese a los continuos desmentidos.

En solo una semana hemos tenido dos ejemplos. El primero se lo encontraron de frente los fabricantes de almohadas y edredones de plumas. El segundo viene a liberar a las carnes rojas de su estigma y cargarlo contra los productos light.

Pero ¿Qué hacer cuando la crisis de comunicación procede de una fuente solvente? ¿Cómo responder a informaciones serias o publicaciones en prestigiosas revistas científicas que dañan nuestra reputación?
En solo una semana hemos tenido dos ejemplos. El primero se lo encontraron de frente los fabricantes de almohadas y edredones de plumas en  The Lancet Respiratory Medicine (que solo leeen los médicos y algún periodista especializado…y puñetero). La noticia recoge que un equipo médico del hospital Vall D´Ebron ha demostrado que las plumas de relleno de estos objetos domésticos puden ser una causa de fibrosis pulmonar.

 

compramariscoonline.com

Qué hermosos…y saludables se ven

El segundo viene a liberar a las carnes rojas de su estigma ante las enfermedades cardiovasculares y se lo carga a los azúcares y los productos light que al final son los malos de la película. La alegría de carnicerías y asadores contrastará seguramente con la desazón de las marcas que se adornaron con la coletilla light.

No queda otra que enfrentarse al problema y rebatir argumentos. Los fabricantes de colchones han sido rápidos y han saltado a la palestra para minimizar los daños ante la campaña del invierno y la navidad. Los de productos light ni están ni se les espera en esta batalla

El problema es la solvencia de la fuente, creíble y difícil de rebatir, y aunque el asunto no alcance una gran viralidad, queda grabado a fuego en la mente del consumidor: “Los científicos dicen que los edredones de plumas provocan cáncer”. El daño está hecho.  Una estrategia de silencio no sería por tanto eficaz en este caso, a la espera de que pase la tormenta.

No queda otra que enfrentarse al problema y rebatir argumentos. Los fabricantes de colchones han sido rápidos y han saltado a la palestra para minimizar los daños ante la campaña del invierno y la navidad. Los de productos light, en su conjunto, ni están ni se les espera en esta batalla de reputación en la que prefieren no entrar. O quizá optan por esquivar, simplemente, cambiando la etiqueta.

Etiquetas: , , , ,

Los comentarios están cerrados.