Archivo de abril de 2014

La amenaza del piche

Martes, 22 de abril de 2014

No habría, probablemente, peor momento para una noticia de este tipo. Con las playas abarrotadas de turistas en medio de las vacaciones de semana santa un vertido de combustible llega a las costas de Gran Canaria. No se trataba de un vertido grave para el medio ambiente y probablemente se podría limpiar en pocos días. Uno de esos vertidos que llenan las playas de piche durante un tiempo y que nos hace jurar en arameo cuando pisamos esa especie de chicle alquitranado.

La amenaza reputacional estaba clara: playas sucias. A quien viene por primera vez es difícil quitarle esa imagen de la memoria, es muy probable que recuerde la parte como el todo…

Sin embargo sí estábamos ante una amenaza para la reputación de la marca destino, porque justamente ahora es cuando menos nos conviene una mala imagen asociada a nuestro principal recurso económico. La amenaza reputacional estaba clara: playas sucias. A quien viene por primera vez es difícil quitarle esa imagen de la memoria, en su experiencia vacacional es muy probable que recuerde la parte como el todo, y llegue a imaginar que todas las playas tienen problemas parecidos.

Teinteresa.es

Una amenaza para la marca-destino

(más…)

La crisis del avión (no) caído

Martes, 1 de abril de 2014

Pocas veces una noticia que (por fortuna) no lo fue, habrá provocado tanta repercusión. Y pocas veces un protocolo de comunicación habrá provocado una crisis comunicativa, precisamente por su buen funcionamiento. A las tres de la tarde de 27 de marzo el servicio único de emergencias del Gobierno de Canarias comunicaba la caída al mar de un avión de pasajeros tras la confirmación de AENA. Minutos después, el propio 112 desmentía la noticia para alivio de todos. La paradoja está en que la crisis de comunicación a la que se enfrentó el servicio de emergencias canario derivó justamente del rápido funcionamiento de sus protocolos de comunicación.

La comunicación en emergencias debe contemplarse como un todo, en el que cada prioridad tendrá un canal y hasta un código dterminado previamente. Ese es el secreto de su éxito.

Cualquier protocolo de comunicación de emergencias establecerá varias líneas de comunicación esenciales. Las del servicio a nivel interno, las que se mantienen con los organismos que intervienen en determinadas emergencias: bomberos, hospitales, AENA…; y las  que se establecen con los medios de comunicación como principal correa de transmisión con los ciudadanos.  En caso de catástrofe, la información a  los ciudadanos va a permitir una alineación de éstos con la magnitud del problema, una activación de su colaboración si es necesaria y la transmisión de las intrucciones necesarias para evitar interferencias.  Sirva esto de aclaración para quienes no vean necesario informar a los medios desde un primer momento.  La comunicación en emergencias debe contemplarse como un todo, en el que cada prioridad tendrá un canal y hasta un código determinado previamente. Ese es el secreto de su éxito.

 

(más…)