¿Y si nos tomamos unas birras?

En una sociedad en la que las encuestas son sagradas para los políticos y, especialmente, para sus jefes de comunicación, el dato de cómo había manejado el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la detención de su amigo, el profesor Louis Gates, hacía saltar las alarmas.

Los jefes de comunicación de Barack Obama han reaccionado con una salida poco convencional a la polémica sobre la detención de Louis Gates.

Cuatro de cada diez encuestados valoraba negativamente las declaraciones de Obama cuando dijo que el arresto de Gates había sido una estupidez, una detención ya comentada en este mismo blog la semana pasada. Entonces nos preguntábamos sobre el trabajo de los jefes de comunicación del presidente norteamericano, y ahora hay que decir que su reacción ha sido otra al encontrarle una salida, al menos poco convencional y favorable a sus intereses

Barack Obama invitaba a los implicados en el incidente a tomarse una cerveza en los jardines de la Casa Blanca, actuando él de anfitrión y con un cuarto invitado, el vicepresidente Joe Biden. Es decir, toda una cumbre –como algunos medios han calificado el encuentro- para no echar más leña al fuego de un posible conflicto racial, porque el detenido es de raza negra y el policía que lo detuvo es de raza blanca. Los dos máximos mandatarios del país más poderoso de la tierra reunidos cerveza en mano con los protagonistas de una detención de las que debe haber decenas a diario. La diferencia es que uno de los protagonistas es amigo de Obama, sin por ello entrar a valorar si el arresto se hizo como se tenía que hacer o si el asunto se llevó más lejos de lo que se debía.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs

El caso es que los responsables de comunicación de la Casa Blanca reaccionaban para zanjar un incidente  de manera que llamase la atención y le quitara hierro, sobre todo, a las declaraciones del jefe del Estado. Por lo que ha trascendido del encuentro, nadie se disculpó aunque el ambiente fue bueno. A Obama, tal vez le haya servido para practicar sus habilidades como comunicador y también como mediador, un entrenamiento para abordar en el futuro negociaciones más intrincadas.

Etiquetas: , , ,

Los comentarios están cerrados.